El túnel del Viento de Empuriabrava

El próximo martes día 20 reabre sus puertas el Túnel de Viento de Empuriabrava, una instalación singular, muy preciada y esperada por los aficionados al paracaidismo y también para aquellos que tengan ganas de experimentar las sensaciones de volar en caída libre.
Según he leído en el Punt Diari, es un cilindro de 4,30 metros de diámetro por 5,85 metros de altura por donde circulan vientos de unos 300 kms / hora como máximo, es decir un poco más fuertes que las tramontanas que nos han visitado últimamente, pero, eso sí, soplando hacia arriba.
Los precios que se cobrarán son, siempre según he leído en Punt Diari, 54 euros para volar durante dos minutos y por las instrucciones previas del instructor que además te acompañará en el vuelo, alquiler de equipamiento de casco, tapones para los oídos, gafas y mono para volar y, también te regalan un video de tu vuelo. Los grupos de 5 personas pagarán 210 euros y los profesionales 570 euros la hora.

(NOTA DEL AUTOR: si desea hacerse una idea, un día de tramontana os paseo por Paseo Marítimo al encreuement con Pompeu Fabra y podrá probar las sensaciones con la mitad de viento del que hay en el túnel).
Es una instalación atractiva, moderna, singular, que proyectará el nombre de Empuriabrava, pero, y aquí la euforia de la novedad no nos debe hacer perder la objetividad, no es la única en España. Y los periodistas que han tratado la noticia, una vez más, se la han «currado» muy poco. Dicen que, actualmente, en Europa hay cinco (Inglaterra, Francia, Alemania, Dinamarca y Chequia) y que en España no hay ninguno.

Hace ya bastantes años que en la base militar de Alcantarilla, en Murcia, donde está la Escuela de Paracaidismo del Ejército, hay un túnel de viento de 5 metros de diámetro por 8 metros de altura, con vientos de hasta 250 kms / hora, que hasta hace un año y medio también era de uso para los civiles, pagando 730 euros por una hora de vuelo más 120 euros por la instrucción.
El proyectaron en la Escuela Politécnica Superior de Castelldefels y está promovido y gestionado por la empresa Indra, controlada mayoritariamente por Caja Madrid y por su promotor Rafael del Pino (fundador de Ferrovial). Y Indra, hace un año y medio, decidió cerrar su uso al público civil.

Por mi parte, los mejores deseos y pressagis para nuestro túnel, que pienso que puede tener un éxito importante y muy beneficioso para todos, y que podemos conseguir que triunfe demostrando, una vez más, que en Cataluña somos capaces de gestionar exitosamente instala instalaciones sofisticadas.

Vaya, como ya lo hemos demostrado, a modo de ejemplo, con el Circuito de Cataluña, ante el fracaso de los circuitos del Jarama y de Jerez de la Frontera, o con Port Aventura en frente de Terra Mítica, por poner un par de ejemplos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*